Un grupo de prestigiosos investigadores de la calidad del aire pide que se introduzcan normas de calidad del aire interior en todo el mundo

Un grupo internacional de expertos está llamando la atención sobre el hecho de que la calidad del aire interior no tiene una regulación específica en términos de niveles permitidos de contaminantes atmosféricos. Piden que se desarrollen, legislen y apliquen normas de calidad del aire interior para esos espacios, en los que las personas pasan una proporción significativa de su tiempo.

En un nuevo artículo, publicado en Science, el equipo de más de 40 especialistas en calidad del aire de todo el mundo ha recomendado estándares para la tasa de ventilación y tres contaminantes clave en interiores: dióxido de carbono (CO2), monóxido de carbono (CO) y PM2.5. Para tener un valor práctico, las normas de calidad del aire interior deben poder implementarse mediante el diseño de nuevos edificios que se construyan, operen y mantengan según los estándares, o se adapten para cumplir con los estándares. Si bien hay un coste a corto plazo, los beneficios sociales y económicos para la salud pública, el bienestar y la productividad probablemente superarán con creces la inversión para lograr un aire interior limpio.

En el documento se identifican los retos que deben abordarse y que se refieren a aspectos particulares como la contribución de las fuentes, el control analítico, la legislación, las prioridades de la industria, o la dimensión social y política. La introducción de normas es compleja por diversas razones, entre ellas las relativas a las actitudes locales, las costumbres y el coste potencial que conlleva. 

El informe sugiere que las normas sean obligatorias para los espacios públicos, y que las viviendas estén diseñadas y equipadas para cumplir esas normas, con la ventilación como clave. La atención debe centrarse en los contaminantes que se pueden controlar de forma fácil y económica, concretamente las PM2.5, el CO2 y el CO. Leer más

Un nuevo informe de resultados de investigación destaca el impacto de las emisiones de las carreteras sobre la calidad del aire interior

El informe, publicado por investigadores de la Universidad de California Davis, evidencia que las personas que viven cerca de calles y autopistas concurridas tienen un mayor riesgo de múltiples afecciones de salud, como problemas respiratorios, cardiovasculares y de salud reproductiva. El informe fue preparado por el Consorcio de Evidencia de Políticas del Estado de California (CalSPEC, por sus siglas en inglés), encabezado por médicos y personal de UC Davis Health, y compuesto por investigadores de toda la Universidad de California. Fue encargado por el Comité de Calidad Ambiental del Senado de California y el Comité de Recursos Naturales de la Asamblea de California, que están estudiando los efectos en la salud de la contaminación del aire interior cerca de las carreteras y las estrategias para gestionarla. El informe tiene el objetivo de contribuir a crear estrategias de mitigación efectivas que puedan proteger la salud de las personas que viven cerca de las carreteras principales y otros centros de transporte. Concluye con una evaluación de las estrategias de mitigación, como la mejora de la ventilación en interiores, que los responsables de la formulación de políticas pueden considerar para reducir o prevenir los resultados adversos para la salud.

Los vehículos producen contaminación atmosférica relacionada con el tráfico a partir de los tubos de escape; desgaste de frenos, neumáticos y carreteras; y el polvo de la calzada resuspendido. Como resultado, las partículas ultrafinas, los óxidos de nitrógeno, el monóxido de carbono, los compuestos orgánicos volátiles y las partículas de desgaste de frenos, neumáticos y carreteras son contaminantes comúnmente elevados en entornos cercanos a la carretera.

La evidencia varía con respecto al éxito de las estrategias de mitigación, y los enfoques más prometedores se centran en el endurecimiento de las normas de combustible y emisiones, el uso de obstáculos que bloquean o inhiben el movimiento de la contaminación y los sistemas de filtración en interiores. Leer más

La Agencia Europea de Medio Ambiente alerta sobre el riesgo climático en Europa

El informe de evaluación de riesgo climático recientemente publicado por la Agencia Europea de Medio Ambiente, se fundamenta en la base de conocimientos existente sobre los impactos y riesgos climáticos para Europa, incluidos los informes recientes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, el Servicio de Cambio Climático de Copernicus y el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, así como los resultados de los proyectos de investigación y desarrollo financiados por la UE y las evaluaciones nacionales de riesgos climáticos. Esta evaluación identifica 36 riesgos climáticos con consecuencias potencialmente graves en toda Europa. Los riesgos se evalúan en los contextos de gravedad del riesgo, horizonte temporal, preparación de políticas para gestión, y la asunción de riesgos.

Entre las conclusiones clave pueden destacarse las siguientes:

• El cambio climático inducido por el hombre está afectando al planeta. Globalmente 2023 fue el año más cálido registrado, y el promedio mundial de temperatura en el período de 12 meses entre febrero de 2023 y enero de 2024 superó los niveles preindustriales en 1,5 °C.

• Europa es el continente que más rápido se calienta en el mundo. Los episodios de calor extremo, que antes eran relativamente raros, se están volviendo más frecuentes, mientras que los patrones de precipitación están cambiando. Los aguaceros y otras precipitaciones extremas están aumentando en gravedad, y en los últimos años se han producido catastróficas inundaciones en varias regiones. Al mismo tiempo, el sur de Europa puede esperar una disminución considerable de los niveles de precipitación, y más sequías.

• Estos eventos, combinados con el riesgo ambiental y social, representa grandes retos en toda Europa. Específicamente, comprometen la seguridad alimentaria e hídrica, la seguridad energética, la seguridad y la estabilidad financiera, la salud de la población en general y de los trabajadores al aire libre en particular. A su vez, esto afecta a la cohesión social y a la estabilidad. Al mismo tiempo, el cambio climático está afectando a los sistemas terrestres, a los cuerpos de agua dulce y a los ecosistemas marinos.

• El cambio climático es un multiplicador de riesgos que puede exacerbar los riesgos y las crisis existentes. Los riesgos climáticos pueden propagarse en cascada de un sistema o región a otra. Los riesgos climáticos en cascada pueden dar lugar a desafíos sistémicos que afectan a sociedades enteras, y a los grupos sociales vulnerables especialmente afectados. Algunos ejemplos son las megasequías que provocan inseguridad hídrica y alimentaria, las interrupciones de servicio de infraestructuras críticas, o las amenazas a los mercados financieros y la estabilidad.

• Al aplicar las escalas de gravedad utilizadas en la evaluación europea del riesgo climático, varios riesgos climáticos ya han alcanzado niveles críticos. Si no se toman medidas contundentes ahora, la mayoría de los riesgos climáticos identificados podrían alcanzar niveles críticos o catastróficos a finales de este siglo. Cientos de miles de personas morirían a causa de las olas de calor, y las pérdidas económicas por las inundaciones costeras podrían superar el billón de euros al año.

Leer más

 

La Unión Europea incluye la contaminación atmosférica en la elaboración de informes de sostenibilidad de las empresas

La Unión Europea ha establecido nuevas normas de información que exigen a las empresas que informen sobre sus emisiones contaminantes al aire. Las primeras Normas Europeas de Presentación de Información sobre Sostenibilidad (ESRS, por sus siglas en inglés) establecen requisitos armonizados de información medioambiental, social y de gobernanza (ESG) para las empresas cotizadas en la UE, que ahora incluyen la contaminación atmosférica. Las normas son obligatorias en virtud de la Directiva de Informes de Sostenibilidad Corporativa (CSRD) de la UE. El primer tramo de 50.000 empresas deberá aplicar las nuevas normas por primera vez en el ejercicio 2024, para los informes de sostenibilidad que se publiquen en 2025.

La adopción del ESRS y la inclusión de una norma específica para la contaminación es un importante paso adelante para la acción del sector privado en materia de aire limpio. Las empresas deben hacer un seguimiento de su huella de contaminación del aire y reducir las emisiones nocivas, lo que supone evidentes beneficios para el clima, el medio ambiente, la salud humana y el bienestar de los empleados.

La Unión Europea espera que el informe anual sobre estas normas ayudará a los inversores, los consumidores y las organizaciones de la sociedad civil, entre otras partes interesadas, a evaluar el desempeño de una empresa en materia de sostenibilidad. Leer más

La ONU publica el Informe Mundial sobre el Desarrollo Sostenible 2023

“Tiempos de crisis, tiempos de cambio: ciencia para acelerar las transformaciones hacia el desarrollo sostenible". Este es el lema del Informe Mundial sobre el Desarrollo Sostenible 2023, elaborado por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU, en colaboración con el sistema Estadístico de Naciones Unidas que consta de más de 50 agencias internacionales y regionales, basándose en datos de más de 200 países y territorios. El informe proporciona una evaluación exhaustiva de la Agenda 2030,  concluyendo que en esta coyuntura crítica, a mitad de camino hacia 2030, el cambio incremental y fragmentado es insuficiente para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en los siete años restantes. Según las conclusiones del informe, la implementación de la Agenda 2030 requiere la movilización activa del liderazgo político y la ambición de transformaciones basadas en la ciencia. Incide especialmente el informe en que esto debe lograrse a nivel mundial, sin dejar atrás a ningún país, sociedad o persona, por lo que constituye una invitación a abrazar las transformaciones con la urgencia necesaria para acelerar el progreso hacia los ODS.

El GSDR 2023 destaca también las transformaciones clave necesarias en diferentes sectores y proporciona hallazgos clave de la literatura, ejemplos prácticos y herramientas para avanzar hacia los ODS. Proporciona un modelo para ayudar a desentrañar y comprender el proceso de transformación a lo largo del tiempo y esbozar las funciones de las diferentes acciones para facilitar las diversas etapas de la transformación a través de un enfoque sistemático y estructurado. Leer más.

La UE alcanza un acuerdo provisional sobre el endurecimiento de los límites de calidad del aire

Los negociadores del Parlamento Europeo y del Consejo de la UE han alcanzado un acuerdo provisional sobre nuevas normas para endurecer las normas de calidad del aire en toda Europa. Las cifras principales son los nuevos límites propuestos para las partículas y el NO2: En el caso de las PM2,5 , el valor límite anual debe reducirse a más de la mitad, de 25 ?g/m³ a 10 ?g/m³. En el caso del NO2, el valor límite se reducirá de 40 ?g/m³ a 20 ?g/m³.

Otras sustancias cubiertas por la Directiva revisada son el dióxido de azufre (SO2), el benzo(a)pireno, el arsénico, el plomo y el níquel, estableciéndose normas específicas para cada una de ellas. Estos estándares de calidad del aire se revisarán en 2030 y luego al menos cada cinco años.

Los Estados miembros podrán solicitar un aplazamiento del plazo para el cumplimiento de las nuevas normas si:

1.El cumplimiento resultaría inalcanzable debido a condiciones climáticas específicas o cuando las reducciones necesarias solo puedan lograrse con un impacto significativo en los sistemas de calefacción domésticos existentes (el aplazamiento sería hasta 2040)

2.Las proyecciones muestran que los valores límite no pueden alcanzarse antes de la fecha límite de cumplimiento (el aplazamiento sería hasta 2035)

Todos los Estados miembros tendrán que crear hojas de ruta sobre la calidad del aire para finales de 2028, estableciendo medidas a corto y largo plazo para cumplir los nuevos valores límite de 2030.

En los casos en que no exista un potencial realista para reducir las concentraciones de ozono, los Estados miembros estarán exentos de establecer planes de calidad del aire, una vez que hayan presentado una justificación detallada de dicha exención.

También existe una disposición que establece el derecho a indemnización de las personas afectadas por «una violación intencionada o negligente de las normas nacionales de transposición de determinadas disposiciones de la Directiva». Con arreglo a estas normas, los ciudadanos tendrían derecho a reclamar una indemnización cuando se hayan producido daños a su salud.

Del mismo modo, se prevé el acceso a la justicia de organismos como las ONG de salud pública y medioambientales que quieran impugnar la aplicación de cualquier medida de calidad del aire. Cualquier procedimiento de este tipo debería ser: "justo, oportuno y no prohibitivamente costoso, y la información práctica sobre este procedimiento debería ponerse a disposición del público".

También se ha aclarado y ampliado el requisito de que los Estados miembros sancionen la infracción de cualquier medida de calidad del aire, con la exigencia de «sanciones efectivas, proporcionadas y disuasorias» que tengan en cuenta la gravedad y la duración de la infracción, si es recurrente y las personas y el medio ambiente afectados por ella, así como los beneficios económicos derivados de la infracción.

El acuerdo aún debe ser adoptado por el Parlamento y el Consejo, tras lo cual la nueva ley se publicará en el Diario Oficial de la UE y entrará en vigor 20 días después. Los países de la UE dispondrán entonces de dos años para aplicar las nuevas normas.

La calidad del aire en EE.UU. se deteriorará en las próximas décadas debido a los incendios forestales y al incremento de las temperaturas

Un nuevo informe de la organización de investigación First Street Foundation, con sede en Estados Unidos, ha revelado cómo las recientes mejoras en la calidad del aire de Estados Unidos se están viendo erosionadas por los impactos del cambio climático, en particular los incendios forestales que son cada vez más frecuentes en América del Norte.

El informe, titulado 'Aire atroz', vincula el cambio climático con los niveles actuales y futuros de ozono, proyectando la exposición futura al humo debido a los incendios forestales y combinando el ozono y las partículas ultrafinas, ambos impulsados por el clima y los contaminantes antropogénicos en un modelo consolidado, para predecir cómo se verá afectada la población por la mala calidad del aire dentro de 30 años.

Las tres categorías más graves de mala calidad del aire según el Índice de Calidad del Aire (AQI) de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) son "insalubre", "peligroso" y "peligroso" y, concluye el informe, habrá considerablemente más de estos en 2054.

En la actualidad, 83 millones de personas corren el riesgo de estar expuestas a un aire insalubre, pero se espera que esta cifra aumente a 125 millones en 2054, lo que supone un aumento del 51%.  El número de personas que estarán expuestas a niveles peligrosos de contaminación atmosférica aumentará un 13% hasta los 11,2 millones y las que corren el riesgo de sufrir niveles peligrosos aumentarán un 27% hasta los 1,9 millones.

El cambio climático podría agravar la calidad del aire durante las próximas décadas con importantes implicaciones para la salud y la equidad

Según este estudio publicado por investigadores canadienses y estadounidenses, el cambio climático puede causar más días con mala calidad del aire, lo cual podría desencadenar más alertas que hagan necesario que las personas permanezcan más días en casa para protegerse, con posibles consecuencias para la salud y la equidad en salud. Los investigadores ha estudiado el cambio en las alertas de calidad del aire de EE. UU. a lo largo de este siglo debido a las partículas finas (PM2.5), a quién pueden afectar y cómo pueden responder. La reducción de las emisiones puede ofrecer importantes beneficios anuales para la salud (5.400 dólares por persona) al mitigar el efecto del cambio climático en la contaminación atmosférica y sus riesgos asociados de muerte prematura. Impulsar la adaptación puede ofrecer beneficios netos, incluso junto con grandes recortes de emisiones. Las nuevas políticas de adaptación podrían, por ejemplo: reducir los costos de adaptación; reducir la infiltración y mejorar la calidad del aire interior; aumentar el conocimiento de las alertas y la adaptación; y proporcionar medidas para quienes trabajan o viven al aire libre. La reducción de las emisiones, por el contrario, reduce la necesidad de adaptación de todos y protege a aquellos que no pueden adaptarse. Como conclusión principal del estudio, los investigadores indicand que la protección equitativa de la salud humana frente a la contaminación atmosférica en el marco del cambio climático requiere tanto la mitigación como la adaptación. Leer más.

 

Viajar en coche con alta densidad de tráfico puede suponer un aumento inmediato de la presión arterial

La contaminación del aire es conocida como una causa importante en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y otros efectos que repercuten en la salud de la población a nivel mundial. Entre los diferentes tipos de contaminación del aire que presentan estos efectos, destaca la exposición a la contaminación relacionada con el tráfico (TRAP: Traffic Air Pollution), y que recientemente ha sido relacionada por un estudio de la Universidad de Washington con el aumento de la presión arterial de los ocupantes de los vehículos durante los trayectos en coche.

La contaminación del aire debida al tráfico está compuesta mayormente por partículas finas, carbón negro, óxidos de nitrógeno (NOx), monóxido de carbono (CO) y dióxido de carbono (CO2).

El estudio se desarrolló sobre un grupo de 16 personas entre 22 y 45 años que circularon por las carreteras de la ciudad de Seattle (Estados Unidos) durante 3 días entre los años 2014 y 2016. Para ello, dos de los días se permitía la entrada de aire en el habitáculo del coche durante la circulación, y el día restante se permitía su entrada pero instalando en el vehículo un filtro de partículas de aire de alta eficiencia (HEPA). La presión arterial se monitorizaba durante 24 horas antes, durante y después de la conducción.

       Autopista con elevada densidad de tráfico y altos niveles de contaminación. (Fuente: Intermountain Medical Center Heart Institute; https://intermountainhealthcare.org/services/heart-care/heart-institute/)

Como resultado, los investigadores descubrieron que la inhalación de aire contaminado durante los viajes en coche producía un rápido aumento de la presión arterial en 4,5 mmHg si el aire no se filtraba por un dispositivo adecuado, en comparación con los resultados obtenidos en caso de utilización del filtro HEPA. Estos aumentos de la presión experimentaban un máximo a los 60 minutos de la exposición y se mantenían hasta 24 horas después de la exposición.

Estos hechos sugieren que la exposición al aire contaminado debido al tráfico eleva la presión arterial y que los efectos que producen pueden reducirse con una filtración eficaz del aire del habitáculo.

Leer más               

Un estudio revela la alta incidencia de la contaminación del aire en el desarrollo del cáncer de mama

La información disponible hasta la fecha establece que la contaminación atmosférica eleva las probabilidades de desarrollar cáncer de pulmón y otras enfermedades respiratorias como el asma, pero no se había analizado su posible influencia en el desarrollo de otros tipos de cánceres.

Recientemente, una de las investigaciones presentadas en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) celebrado en Madrid en el mes de octubre, ha revelado que altas concentraciones de material particulado en suspensión (fracción PM2.5) que se presentan en las grandes ciudades elevan considerablemente el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

                                                   Exposición en un entorno con el aire contaminado. (Fuente: Web Consultas, www.webconsultas.com)

El estudio, desarrollado por un grupo de investigación dirigido por Béatrice Fervers para el Centro León Bérard para el Cáncer (Francia), consistió en comparar a lo largo de 21 años (1990 a 2011) la exposición a contaminantes atmosféricos tanto en el hogar como en el lugar de trabajo de 2.419 mujeres diagnosticadas de cáncer de mama con la de 2.984 mujeres que no padecen la enfermedad. Para el estudio se tuvieron en cuenta ciertos factores, como el lugar de residencia y de trabajo, la edad, el estado menopáusico y la fecha en que se incorporaron al estudio o les fue diagnosticada la enfermedad, así como el tipo de industria, actividad agrícola y viviendas de la zona.

Los resultados obtenidos establecen que el riesgo de desarrollar cáncer de mama aumentó significativamente un 28% cuando la concentración de PM2.5 aumentó 10 µg/m3, similar a la diferencia existente en los niveles entre zonas urbanas y rurales en Europa. Sin embargo, las mujeres evaluadas que estuvieron expuestas a partículas gruesas (fracción PM10) solo supusieron un aumento del 9% del riesgo de desarrollo de la enfermedad. Por tanto, los investigadores han podido establecer “una asociación estadísticamente significativa entre la exposición a largo plazo a la contaminación del aire por partículas finas, tanto en el hogar como en el trabajo, y el riesgo de cáncer de mama”, según la doctora Fervers.

A partir de estos resultados, los investigadores tienen previsto completar el análisis con la evaluación de si los contaminantes permiten que las células del tejido mamario con mutaciones preexistentes se expandan e impulsen el desarrollo de tumores, así como el efecto que podrían tener otros contaminantes del aire durante los desplazamientos al trabajo, como el dióxido de nitrógeno emitido por el tráfico.

Leer más               

La contaminación del aire continúa siendo la principal amenaza para la salud en Europa

Numerosas investigaciones han demostrado hasta la fecha que la exposición a la contaminación del aire causa o agrava ciertas enfermedades respiratorias y cardiovasculares como el cáncer de pulmón, las enfermedades cardíacas, el asma y la diabetes, por lo que diferentes organismos e instituciones trabajan diariamente en su mitigación y analizan continuamente su evolución.

Una reciente evaluación de la calidad del aire y la salud de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), publicada el 24 de noviembre mediante el informe “Daño a la salud humana por la contaminación del aire en Europa: carga de morbilidad 2023”, indica que las concentraciones de los principales contaminantes del aire en Europa continúan superando notablemente los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo que representa una amenaza importante para nuestra salud por el elevado número de muertes que supone. Este informe presenta información estimada para el año 2021 sobre los daños a la salud humana causados por los tres contaminantes atmosféricos más destacados: las partículas finas, el dióxido de nitrógeno y el ozono.

A pesar de que el número de muertes entre 2005 y 2021 atribuible a la contaminación del aire se redujo notablemente, según la última estimación de la AEMA al menos 253.000 muertes en la UE en 2021 fueron atribuibles a la exposición a partículas finas (PM2,5), mientras que la contaminación por dióxido de nitrógeno y ozono (a corto plazo) provocó 52.000 y 22.000 muertes, respectivamente en la UE.

          Mapa que presenta, para cada país, las muertes atribuibles (AVP/100.000 habitantes) a la exposición a PM 2,5 por encima del nivel guía AQ de la OMS de 2021 de 5 µg/m 3 en 2021. (Fuente: AEMA)

A diferencia de informes anteriores, en este se incluye una estimación de los impactos en la salud asociados con enfermedades específicas a las que contribuye la contaminación del aire, expresándolos como “carga de morbilidad” (el estado de tener una enfermedad o discapacidad y vivir con sus efectos a diario) y "mortalidad" (muertes que han ocurrido debido a una enfermedad específica o un grupo de enfermedades), cuantificando la carga sanitaria asociada.

En el caso de algunas enfermedades, como la cardiopatía isquémica y el cáncer, la mayor parte de la carga sanitaria está relacionada con las muertes atribuibles, pero en el caso de la diabetes y el asma, existe además una carga sanitaria significativa asociada a vivir con los efectos de estas enfermedades durante muchos años. Por lo tanto, cuando consideramos los efectos de la contaminación del aire en la salud es importante considerar tanto el número de muertes como los impactos a largo plazo que estas enfermedades pueden tener en la calidad de vida diaria de los ciudadanos europeos.

Leer más               

La calidad del aire presente durante la VII Semana de la Ciencia de Extremadura 2023

El grupo de investigación AQUIMA de la Universidad de Extremadura ha desarrollado la actividad "Analizando el aire que respiramos” durante los días 10 y 17 de noviembre dentro del programa “La VII Semana de la Ciencia y la Tecnología en Extremadura 2023”, organizado por el Servicio de Difusión de la Cultura Científica de la UEx y por Fundecyt-Parque Científico y Tecnológico de Extremadura. El objetivo de la actividad es dar a conocer a los alumnos de secundaria y bachillerato cómo trabajan los científicos para estudiar los principales efectos de la contaminación atmosférica, como el deterioro de la capa de ozono o la presencia en el aire ambiente de sustancias perjudiciales para la salud humana y para los ecosistemas. La actividad se realizó en la unidad de vigilancia de la calidad del aire de la red REPICA instalada en el campus universitario de Badajoz, hasta donde se desplazaron los centros educativos I.E.S. San José (3º y 4º ESO y 1º Bachillerato), Nuestra Señora de la Asunción (1º Bachillerato) e I.E.S Zurbarán (4º ESO) de Badajoz.

                                   Imágenes de las actividades realizadas durante la VII Semana de la Ciencia en Extremadura 2023 (Fuente: Grupo AQUIMA)

Los participantes han tenido ocasión de conocer cómo se mide la calidad del aire en las unidades de vigilancia de la calidad del aire pertenecientes a la Red Extremeña de Protección e Investigación de la Calidad del Aire (REPICA), así como los trabajos de investigación que se realizan actualmente, mediante la observación y explicación de los roll-ups instalados para la ocasión. Asimismo, han participado en diferentes experimentos con los que visualizar cómo se mide la presencia de contaminantes en aire ambiente de forma sencilla. Entre los experimentos realizados se encuentran la generación de dióxido de carbono y detección por su carácter ácido y la generación de dióxido de nitrógeno por reacción de oxidación con cobre y visualización por su color. Los participantes también pudieron conocer la contaminación del aire debida a material particulado a través de un juego con muestras reales en el que aprendieron a relacionar el tipo de material particulado con la fuente de emisión que lo producía.

Estas actividades están asociadas al convenio de colaboración entre la Consejería para la Transición Ecológica y la Universidad de Extremadura, a través del grupo AQUIMA, para la prevención y vigilancia de la calidad del aire en Extremadura (1855999FD022), así como al proyecto de investigación regional IB20081 "Estrategias de traslación mediática para información sobre calidad del aire en Extremadura", coordinado por la Prof. Macarena Parejo, en el que participan investigadores del grupo AQUIMA junto con investigadores de la Facultad de Ciencias de la Documentación y la Comunicación de la UEx.

En marcha el primer atlas interactivo europeo sobre medio ambiente y salud

La Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) ha desarrollado una plataforma online interactiva con la que los usuarios pueden conocer los riesgos ambientales a que están expuestos y como éstos afectan a su salud. Este “atlas”, como lo han denominado, proporciona la información a través de un conjunto de mapas y visores detallados que incluyen información sobre la calidad del aire, el ruido, el agua, los espacios verdes y azules, el cambio climático y las desigualdades en los países miembros y colaboradores de la AEMA.

         Ejemplo de la información sobre calidad del aire que puede obtenerse con el atlas (Fuente: Agencia Europea de Medioambiente, https://discomap.eea.europa.eu/atlas/?page=Home)

La información que se proporciona a través de la plataforma se basa en conjuntos variables de datos espaciales y los análisis de riesgos ambientales realizados por la AEMA para evaluar los riesgos y beneficios sobre la salud. Se ha desarrollado para todo tipo de dispositivos electrónicos (ordenadores, tabletas, teléfonos inteligentes, etc) y consta de cuatro secciones principales que incluyen mapas organizados por áreas temáticas, así como un apartado para “saber más”, donde el usuario puede obtener información complementaria sobre cada ámbito, fuentes de datos, publicaciones destacadas y vídeos explicativos de expertos de la AEMA.

Esta información se actualizará regularmente y estará abierto a la retroalimentación de los usuarios. Está prevista la inclusión de un «índice europeo de impactos sobre el medioambiente y la salud» o EHII, que proporcionará una cifra única para cada país que ilustrará la carga ambiental de enfermedad de su población.

En consonancia con varios objetivos políticos de la UE, este atlas es una de las herramientas preparadas y publicadas por la AEMA para apoyar los objetivos del plan de acción “contaminación cero” de la Comisión Europea.

Leer más               

Encuentran ADN de multitud de plantas y animales en muestras obtenidas en estaciones de monitorización de la calidad del aire

Las redes de vigilancia de la calidad del aire están presentes en casi todos los países del mundo como sistemas para monitorizar la concentración de compuestos químicos tóxicos presente en el aire ambiente que respiran los ciudadanos. Los resultados obtenidos se emplean principalmente en establecer políticas encaminadas a evitar/reducir los efectos perjudiciales para la salud y la de los ecosistemas, así como para alertar a la población de episodios relevantes de contaminación. Sin embargo, las muestras que se obtienen asiduamente no se han utilizado hasta la fecha para determinar componentes biológicos presentes en el aire, aunque también resultarían muy interesantes.

En este sentido, recientemente, un equipo internacional de investigadores de las Universidades de York (Toronto, Canadá), Queen Mary (Londres, Reino Unido) y el Laboratorio Nacional de Física (NPL) del Reino Unido, han encontrado restos de ADN de más de 180 plantas y animales diferentes en las muestras de material particulado obtenido en las estaciones de vigilancia de la calidad del aire de dos ciudades, lo que podría suponer una solución al problema de medida y seguimiento de la biodiversidad a escala global.

Según los expertos, "uno de los mayores problemas que enfrenta el planeta hoy en día es la pérdida acelerada de biodiversidad", ya que según el Informe Planeta Vivo del Fondo Mundial para la Naturaleza, ha habido una disminución del 69% en las poblaciones de vida silvestre desde 1970. Para estudiar este fenómeno, diferentes gobiernos, científicos y agencias ambientales de todo el mundo han pedido métodos estándar a gran escala para rastrear la biodiversidad en tiempo real sin obtener una solución adecuada hasta el momento. Con el nuevo descubrimiento, las estaciones de calidad del aire podrían ser las infraestructuras adecuadas para rastrear la biodiversidad en todo el planeta a partir de este momento y con carácter retroactivo, ya que se puede analizar la serie histórica de datos de ADN que proporcionarían los filtros guardados durante años por las redes.

El equipo de investigadores organizó una prueba en una estación de calidad del aire en Londres en un gran parque urbano, donde recogió muestras durante una hora, un día y una semana, y las comparó con muestras de ocho meses de una estación pública en Escocia. En ambas ubicaciones detectaron simultáneamente el “ADN de 34 especies de aves y 24 especies de mamíferos, una amplia variedad de insectos, cultivos, hongos patógenos, flores silvestres, plantas ornamentales de jardín y pastos”, dice E. Clare de la Universidad de York. El trabajo del equipo de investigación se centra en la actualidad en intentar preservar tantas muestras como sea posible teniendo en cuenta el ADN.

En definitiva, este nuevo hallazgo representa un recurso importantísimo que según sus autores, “es útil para medir la biodiversidad terrestre de manera estandarizada y repetible en países enteros continuamente todos los días, todas las semanas en miles de lugares”. Es un proyecto que requerirá un esfuerzo global, pero que supondrá una oportunidad extraordinaria de obtener datos de ADN estandarizados durante décadas.

Investigadoras principales del estudio explican en qué consisten los resultados encontrados (Fuente: Universidad de York, https://www.yorku.ca/)

Leer más               

La Comisión Europea crea un atlas sobre los niveles de partículas finas (PM2.5) en zonas urbanas de la unión europea

Las emisiones antropogénicas  provocan con frecuencia que algunas ciudades europeas presenten una mala calidad del aire, superando los niveles máximos establecidos por las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la legislación europea. A pesar de la aplicación de normas y leyes sobre aire limpio que han conseguido reducir los niveles de contaminantes en aire ambiente en los últimos años, ciertas zonas aún sufren episodios de mala calidad del aire y resulta difícil alcanzar los objetivos de mejora propuestos.

Los bajos índices de calidad del aire se deben en bastantes ocasiones a las partículas finas (PM2.5), considerado, a partir de numerosos estudios científicos, el contaminante atmosférico responsable de la mayoría de las muertes prematuras y de otros efectos adversos para la salud. Los elevados niveles de este contaminante llevan a pensar que la normativa actual es insuficiente o no actúa sobre los elementos clave para mitigar la contaminación por PM2.5, por lo que las autoridades europeas establecen la necesidad de determinar a qué escala actuar para resolver lo más eficazmente posible los problemas de contaminación atmosférica persistentes, de acuerdo a los objetivos del Plan de Acción de Contaminación Cero de la UE.

En ese sentido, la Comisión Europea ha publicado un nuevo informe sobre la calidad del aire en las ciudades europeas, titulado “Urban PM2.5 Atlas”. En este atlas se evalúan las concentraciones de fondo urbano de PM2.5 de 150 ciudades europeas, cuantificando tanto las contribuciones espaciales (por ejemplo, urbanas, rurales) como sectoriales (transporte, residencial, agricultura...) al origen de las emisiones de PM2.5.

                                             Informe “Urban PM2.5 Atlas” presentado por la Comisión Europea en 2023 (Fuente: JRC Publications Repository)

Entre las principales conclusiones derivadas del informe se encuentran las siguientes:

         - En algunas ciudades, es suficiente con aplicar acciones a escala local para reducir eficazmente los niveles de PM2.5 en esa ciudad, y con ello los efectos en la salud.

         - Los sectores y escalas sobre los que se debe actuar son específicos de cada ciudad.

         - Para la mayoría de las ciudades, la adopción de medidas sectoriales adicionales en relación con la calefacción residencial a escala local aumentaría la eficacia de las medidas adoptadas.

      - Para muchas ciudades, la adopción de medidas sectoriales adicionales en relación con la agricultura a escala nacional beneficiaría claramente a la calidad del aire urbano.

En función de los resultados de este informe, los siguientes pasos a poner en marcha se centrarán en estudiar las tendencias estacionales de las fuentes y los niveles de PM2.5, así como mejorar las metodologías de análisis de datos para incluir zonas urbanas más pequeñas y abordar fácilmente sus características concretas.

Leer más               

Un grupo de estudiantes de secundaria participa en un experimento para medir los niveles de ozono en el aire ambiente

El proyecto COMUNICAIRE de la Universidad de Extremadura (proyecto IB20081 financiado por la Junta de Extremadura y la Unión Europea), cuyo objetivo principal se centra en desarrollar y validar estrategias de divulgación y comunicación científica para difundir información de calidad sobre la calidad del aire en Extremadura, continúa con su ciclo de actividades educativas para acercar el conocimiento sobre la contaminación atmosférica a los jóvenes de Extremadura.

La primera de las actividades del presente curso 2023/24, en la que ha participado un grupo de estudiantes de 3º y 4º de la ESO del Colegio Diocesano San Atón de Badajoz, ha consistido en la realización de un experimento para determinar la concentración de ozono en el aire ambiente próximo a su domicilio familiar. La actividad se ha integrado en la asignatura de Física y Química.

                                        Grupo de estudiantes participando en el experimento del proyecto COMUNICAIRE (Fuente: Gabinete de Comunicación, Uex)

Para llevar a cabo la experiencia, un grupo de investigadores del proyecto COMUNICAIRE impartió en primer lugar una charla informativa sobre cómo se vigilan los contaminantes atmosféricos en Extremadura a través de la Red Extremeña de Protección e Investigación de la Calidad del Aire (REPICA), así como las herramientas informativas disponibles para consultar la calidad del aire en cualquier ciudad europea a través de la aplicación European Air Quality Index.

A continuación, los investigadores del proyecto formaron a los alumnos en la medición de la concentración de ozono troposférico mediante la utilización de un sistema de bajo coste. Se trata de una tira reactiva que cambia de color según la concentración de ese contaminante cuando se expone durante una hora al aire ambiente. Una vez obtenida la muestra en sus domicilios, los alumnos conocerán la concentración del analito mediante la medición del cambio de color de la tira utilizando la cámara de un teléfono móvil.

La realización de la actividad por parte de los alumnos les proporcionó una experiencia práctica valiosa para mejorar sus conocimientos de Física y Química, y una comprensión más amplia sobre la importancia de un aire limpio y saludable en su entorno, reflexionando también sobre las acciones individuales y colectivas que pueden ayudar a mejorar la calidad del aire.

Leer más               

Una investigación insta a las instituciones a adaptar las políticas de contaminación del aire para mitigar su impacto en la salud cerebral

En la actualidad, existen diferentes investigaciones emergentes que sugieren que la exposición a elevados niveles de contaminación del aire en momentos críticos del ciclo vital es perjudicial para la salud cerebral, provocando deterioro cognitivo y demencia. Las políticas existentes para hacer frente a la contaminación del aire en favor de una mejora de la salud general se centran en sus impactos en la salud cardiopulmonar y respiratoria, por lo que es necesario ampliar su campo de actuación hacia el impacto que supone en otras áreas de salud, como la mental.

En este sentido se ha creado el proyecto InSPIRE (https://www.inspireairbrain.org), que consiste en un consorcio británico de política e investigación dedicado a mitigar el impacto de la contaminación atmosférica en la salud cerebral (incluida la función cognitiva, la salud mental y la demencia).

                                                              Estudio realizado en el marco del consorcio InSPIRE (Fuente: https://www.inspireairbrain.org)

El trabajo de este grupo se inició con una revisión bibliográfica actualizada sobre los efectos de la contaminación en la salud mental, que junto con el compromiso adquirido con diferentes organizaciones públicas y privadas, permitiera impulsar unas directrices de cambio. Tras el estudio, han elaborado una lista de 14 áreas estratégicas para la política de salud pública y calidad del aire consideradas prioritarias para reducir los efectos de la contaminación del aire en la salud del cerebro en la población mundial. Dichas áreas se distribuyeron en tres ámbitos políticos:

             • Investigación y financiación, y el papel que desempeñan las personas y los lugares en la mitigación del impacto de la contaminación del aire en la salud del cerebro.

             • Educación y concienciación mediante campañas para la inclusión de la contaminación del aire y la salud del cerebro en la sensibilización y atención a personas con demencia.

             • Evaluación de políticas, haciendo hincapié en la necesidad de colaboración y participación de las partes interesadas en el establecimiento de las directrices para abordar los impactos de la contaminación del aire en la salud del cerebro.

En cada uno de los apartados, examinaron la influencia de las zonas de residencia de la población, la vulnerabilidad de grupos de población determinados, el desarrollo cognitivo en las primeras etapas de la vida, y la demencia y el deterioro cognitivo en las etapas finales. Las áreas prioritarias se centraron en los efectos de la contaminación del aire interior y en la necesidad de aumentar la concienciación en las escuelas, mejorar la vigilancia de la salud cerebral y aumentar las campañas de salud pública dirigidas a las enfermedades cerebrales.

Según los investigadores participantes, el siguiente paso del proyecto debe encaminarse a la implantación de las acciones políticas propuestas, en conjunción con el desarrollo de las evidencias científicas que las apoyen.

Leer más               

La calidad del aire presente en la Noche Europea de los Investigadores 2023

El grupo de investigación AQUIMA de la Universidad de Extremadura ha desarrollado la actividad "Hay química en el aire", en el marco de La Noche Europea de los Investigadores 2023, celebrada el pasado día 29 de septiembre. El objetivo de la actividad es dar a conocer cómo trabajan los científicos para estudiar los principales efectos de la contaminación atmosférica, como el cambio climático o la presencia en el aire ambiente de sustancias perjudiciales para la salud humana y para los ecosistemas.

Los participantes han tenido ocasión de conocer cómo se mide la calidad del aire en las unidades de vigilancia de la calidad del aire pertenecientes a la Red Extremeña de Protección e Investigación de la Calidad del Aire (REPICA), así como los trabajos de investigación que se realizan actualmente, mediante la observación y explicación de los carteles instalados para la ocasión. Asimismo, han participado en diferentes experimentos con los que practicar cómo se mide la presencia de contaminantes en aire ambiente de forma sencilla. Entre los experimentos realizados se encuentran la generación de dióxido de carbono y detección por su carácter ácido, la generación de dióxido de nitrógeno por reacción de oxidación con cobre y observación de su color, y la detección de ozono en el aire mediante su reacción con yoduro en un papel sensor que cambia de color. Los participantes también pudieron conocer la contaminación del aire debida a material particulado a través de un juego con muestras reales, en el que aprendieron a relacionar el tipo de material particulado con la fuente de emisión que lo produce.

Estas actividades se inscriben en el convenio de colaboración entre la Consejería para la Transición Ecológica y la Universidad de Extremadura, a través del grupo AQUIMA, para realizar actividades de vigilancia, información e investigación de la calidad del aire en Extremadura (1855999FD022), así como al proyecto de investigación regional IB20081 "Estrategias de traslación mediática para información sobre calidad del aire en Extremadura", coordinado por la Prof. Macarena Parejo, en el que participan investigadores del grupo AQUIMA junto con investigadores de la Facultad de Ciencias de la Documentación y la Comunicación de la UEx. Ambos proyectos cofinanciados por la Unión Europea a través de FEDER.

El Parlamento Europeo aboga por modificar la legislación para alcanzar la contaminación cero en 2050

El Parlamento Europeo, en sesión celebrada el pasado 13 de septiembre, ha resuelto llevar a cabo una revisión de la normativa en materia de calidad del aire que permita el endurecimiento de los límites legales de los principales contaminantes atmosféricos, con el objetivo de facilitar la transición hasta niveles de contaminación cero en la Unión Europea para el año 2050.

La postura de los parlamentarios, apoyada por 363 votos a favor, 226 en contra y 46 abstenciones, se encamina a la publicación de una ley que establezca límites y valores objetivo más estrictos de los contaminantes (partículas, dióxido de nitrógeno, ozono, dióxido de azufre) y que estén en conjunción con las directrices establecidas recientemente por la Organización Mundial de la Salud, más restrictivas, para garantizar a los ciudadanos un medio ambiente más saludable. Indican que los nuevos parámetros deben entenderse como un objetivo a corto plazo que pueda cumplirse antes de 2030, para que sea más asequible alcanzar un objetivo más ambicioso.

                                                              El tráfico es una de las principales fuentes de emisión de contaminantes a la atmósfera (Fuente: @Nady/Adobe)

El texto aprobado hace hincapié en la necesidad de adoptar algunas medidas paralelamente a la restricción de los límites, que faciliten la reducción de la contaminación atmosférica y la salud de la población. Entre estas medidas destacan la necesidad de aumentar el número de puntos de muestreo de la calidad del aire en zonas pobladas y en lugares donde es más probable que se produzcan concentraciones elevadas de algunos contaminantes menos monitorizados, como son carbono negro, mercurio, amoníaco y partículas ultrafinas. Por otro lado, consideran necesario establecer unos índices de calidad del aire comparables entre los distintos estados de la unión y que puedan consultarse públicamente con actualizaciones en tiempo real para poder actuar consecuentemente ante situaciones especiales de polución, acompañados de información específica sobre síntomas y riesgos para la salud, especialmente para grupos de riesgo. Asimismo, apoyan la creación de un recurso legal que compense a los ciudadanos los problemas de salud producidos cuando se infrinjan los estándares establecidos.

Leer más               

La Agencia Espacial Europea impulsa una plataforma para la gestión de las emisiones de contaminantes atmosféricos y gases de efecto invernadero

La Agencia Espacial Europea (ESA) junto a una serie de socios industriales, dirige un proyecto para crear y gestionar una plataforma de gestión de las emisiones de gases de efecto invernadero y contaminantes atmosféricos con el objetivo de complementar la información que se obtiene actualmente de las mediciones realizadas en tierra y de los inventarios ascendentes tradicionales, que se realizan de manera diferente según los países.

World Emission, que es el nombre que recibe la plataforma creada en marzo de 2022, se concibe como un servicio de inventario basado en la observación por satélite y la modelización inversa de última generación, ya que utiliza los datos aportados por los satélites Copernicus y entidades como la NASA o JAXA, que complementan y permiten validar las mediciones terrestres al proporcionar datos más precisos, actualizados en tiempo real y que tienen una cobertura espacial superior.

Su diseño sencillo y de fácil usabilidad ha permitido su integración con los procedimientos actuales de notificación de emisiones contaminantes y la normalización de la notificación en todas las regiones del mundo. En cuanto al tratamiento de los datos, el proyecto ha reunido a una importante comunidad de usuarios, científicos y expertos que se encargan de evaluar los conjuntos de datos de las distintas sustancias atmosféricas y garantizar que World Emission proporcione un servicio de inventario preciso, fiable y de alto rendimiento. Así, permite a los usuarios visualizar las emisiones por zonas geográficas, países o tipos de emisión y en una escala temporal específica.

Esta plataforma fue desarrollada por equipos de Capgemini en colaboración con algunos de los institutos de investigación más renombrados de Europa, como son el Laboratorio para el Clima y la Ciencia Medioambiental de Francia; el Instituto Max Planck de Alemania; la Universidad de Lieja de Bélgica; el Barcelona Supercomputing Center de España y el Instituto Chipe en Chipre, además de la startup francesa Kayrros, especializada en tecnología de observación de la Tierra e inteligencia medioambiental. Este consorcio se encuentra ahora en la segunda fase del proyecto para añadir funciones avanzadas, como serían incluir más cantidad de información en el portal sobre los inventarios de emisiones de gases de efecto invernadero y contaminantes atmosféricos a escala local, regional y mundial; la posibilidad de hacer acercamientos a zonas concretas del planeta; identificar puntos de emisión precisos (oleoductos, emplazamientos industriales) o destacar indicadores para distinguir las fuentes antropogénicas, relacionadas con la actividad humana, de las fuentes naturales de emisiones.

Leer más               

— 20 Items per Page
Showing 1 - 20 of 71 results.